sábado, 3 de agosto de 2013

El bar de las causas perdidas



En el fondo del bar de las causas perdidas
la cerveza caliente bulle
en los vasos de bordes rotos
de un pacto de sangre que sella
los labios de un solo sorbo...

Se prometen no volver a pronunciar
ciertos nombres sinónimos de desidia
mientras la música suena
como un zumbido de enjambre lejano
tapada por los gestos ciegos
del abandono y las mentiras
o el tamborileo de los dedos del fracaso.

Esta es la noche
no hay dudas.
El filo de la navaja corta el aire
lo envicia
y esculpe el epitafio de los sueños perdidos...

En el bolsillo de las deudas
aguarda el arma cargada...
Hay balas para asesinar
a cada día de la semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario