miércoles, 14 de agosto de 2013

Presente eterno



Hay un límite más acá del horizonte
una fina línea que divide lo que fue
de lo que pronto ha de ser
no más que un presente eterno.

Un arrojarse insolentes a la vida
un querer exacerbado y trascendente
un desearse en todas las formas
inclusos en las palabras y silencios.

Intuir en lo manifiesto la presencia
aprehender la gracia de lo divino
santificarnos en nombre de la vida
excitarnos, extraviarnos y ser uno.

Hay un límite más acá del horizonte
y está a cada instante recreándonos
culminándonos en pos de la belleza
para ser todos y todo en uno mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario