sábado, 14 de septiembre de 2013

Mitológicas - Poéticas Mínimas



En profundas cavilaciones 
se desandan las sombras
de lo que pudieron y no ser 
sino huecos de las noches
agotando sin paz las hojas 
roídas por los sin tiempos
hechos a buscar y buscarse
en los mágicos volúmenes.

De sortilegios o de besos
de conjuros y hechicerías
la oscuridad abraza y reza
lo que siente como un golpe
de poderosa mano de un dios
o la de algún antiguo héroe...

¡He aquí a la soledad, desgarro
en las carnes mismas del alma!. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario